BANNER EXPECTATIVA 2

Vademecum Veterinario

Información general

Imprimir
PDF

Glucocorticoides

Los glucocorticoides son sustancias con alta capacidad antiinflamatoria que deben ser utilizados con precaución en medicina veterinaria ya que a pesar de sus efectos terapéuticos también poseen intensos efectos secundarios  si son utilizados de manera no adecuada. Para comprender mejor esto a continuación se presenta una revisión fisiológica y farmacológica de este tipo de fármacos.

Los glucocorticoides son producidos en la corteza adrenal en las zonas fascicular  y reticular siendo el principal corticoide endógeno la cortisona, una sustancia sin la cual la vida no sería posible. Entre las acciones fisiológicas de la cortisona se encuentran permitir la respuesta orgánica adecuada ante el estrés; por ejemplo la cortisona endógena sensibiliza al miocardio a la acción de las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) con el fin de estimular la fuerza de contracción y aumentar la frecuencia cardiaca que permiten al animal responder ante una situación determinada.  Adicionalmente el cortisol endógeno eleva las concentraciones de glucosa sanguínea, es capaz de estimular a la paratohormona y tiene acciones que regulan la función de las células linfocitarias.

Por lo anterior un exceso de glucocorticoides ofrecidos en terapias prolongadas puede  derivar en los síntomas característicos del hiperadrenocortisismo o síndrome de Cushing,  entre los  que se encuentran poliuria resultado de la diuresis osmótica producida por las altas concentraciones de glucosa en sangre y el antagonismo sobre la hormona antidiurética, polidipsia compensatoria y polifagia consecuencia del antagonismo sobre la insulina lo que evita que la glucosa  penetre en las células y sea metabolizada. Adicionalmente  y como uno de las consecuencias más importantes de la administración de glucocorticoides se encuentran la inmunosupresión , la probabilidad de diabetes mellitus y muchos otros signos característicos como manifestaciones dérmicas, digestivas, reproductivas, cardiacas etc.

Lo anterior no debe confundir el principal mensaje de este texto. Los glucocorticoides si pueden ser utilizados como antiinflamatorios pero deben tenerse en cuenta los posibles efectos adversos y deben respetarse cuidadosamente sus indicaciones así como la disminución paulatina de las dosis cuando es sometido un paciente a un tratamiento de administraciones o aplicaciones repetidas.

La acción antiinflamatoria de los glucocorticoides se debe principalmente a la inducción de lipocortina una sustancia capaz de inhibir la producción de fosfolipasa A y C con lo cual se inhibe toda la cascada inflamatoria incluyendo las vías de la ciclooxigenasa y la lipooxigenasa. Los glucocorticoides varían  en su capacidad inflamatoria partiendo como base la Hidrocortisona con una potencia igual a 1. Posteriormente se encuentran esteroides como la Prednisona y la prednisolona con capacidad antiinflamatoria 5 veces superior a la Hidrocortisona y la Triamcinolona con potencia aproximada superior a 10 veces. Posteriormente y de mayor fortaleza se encuentran la dexametasona, betametasona y flumetasona (40 veces por encima de la hidrocortisona).

Finalmente el Médico Veterinario siempre deberá tener en cuenta que los glucocorticoides pueden venir en las presentaciones comerciales en vehículos denominados ésteres que le confieren acción inmediata y prolongada. Por ejemplo, si un médico requiere que un tejido sea desinflamado de manera inmediata debido a un trauma craneoencefálico que pone en riesgo la vida del paciente, deberá escoger un éster cuya acción pueda ser llevada a cabo en pocos minutos. Los ésteres que confieren acción inmediata son principalmente en medicina veterinaria, el succinato y el fosfato. Por otro lado, los ésteres que brindan prolongación en la acción y en el tiempo son denominados, acetato, acetonida, entre otros. A continuación se presentan los principales glucocorticoides utilizados en la clínica de pequeñas y de grandes especies.

Artículos de interés

Enfermedad Pulmonar restrictiva en equinos. Tercera y última parte
Ver más

Diagnóstico Clínico patológico en una intoxicación con etilenglicol: Informe de un caso.
Ver más

Aspergilosis Aviar
Ver más

Enfermedad Pulmonar restrictiva en equinos. Segunda parte.
Ver más

Ver todos

Terapéutica Veterinaria